Cruz Roja Illescas publica consejos relacionados con los encierros
Jueves, 27 de Agosto de 2015 10:30

En las Fiestas Patronales se celebrarán los días 1 y 2 de septiembre 

cruz_roja

 

 

 

La Asamblea Local de Cruz Roja en su labor divulgativa para prevenir incidentes y accidentes, ha hecho pública una lista de consejos a tener en cuenta a la hora de participar en los encierros que se celebran en las Fiestas en honor a la Virgen de la Caridad de Illescas.

Los días 1 y 2 de septiembre se celebrarán dos encierros a partir de las nueve de la mañana en las calles aledañas a las Plaza de Toros Cubierta. Y antes, a las siete de la mañana del día 1 tendrá lugar el conocido como “Toro del aguardiente”. Por este motivo, Cruz Roja quiere ofrecer varios consejos para disfrutar de estas citas con seguridad.

 

En primer lugar, respetar las normas impuestas por el Ayuntamiento. Así, los participantes han de respetar todos los requisitos y puntos impuestos por la organización del evento taurino, en este caso el Ayuntamiento de Illescas.

Además, explican que no hay que correr si no se está preparado físicamente.

Para correr un encierro se ha de entrenar días antes del mismo, como a su vez el día de la carrera hay que estar hidratado y realizar calentamientos y estiramientos, con el fin de no sufrir lesiones. Animan a correr con indumentaria apropiada, utilizando ropa cómoda y calzado deportivo.

 

Cruz Roja Illescas recuerda que es conveniente no participar bajo efectos de sustancias estupefacientes.

 

Otro aspecto a tener en cuenta es el vallado y las zonas de poca visibilidad. La mayoría de los accidentes que se ocasionan son motivados por la poca visibilidad que ofrece un vallado en sentido vertical o las zonas de curvas o incorporación a la plaza. Recomiendan que los participantes nunca se queden entre las vallas.

 

También recuerdan que hay que controlar lo que pasa alrededor. Mientras se va en carrera hay que mirar a qué distancia van los toros. Controlando si los toros se dan la vuelta y sobre todo preparando el punto de inicio y finalización de la  carrera acorde con las posibilidades de cada persona.

 

Evidentemente, no hay que citar a los toros, es muy peligroso. Si no les distraen, corren ciegos hasta sus chiqueros. Pero si se citan pueden distraerse del grupo, y la situación se puede volver muy complicada para los participantes. También está prohibido tocar a los toros.

 

En el caso de una caída no hay que levantarse. Es recomendable quedarse quieto boca abajo sin moverse y protegiéndose la cabeza con las manos, hasta que un compañero de carrera avise de que no existe ningún peligro. No obstante, en el recorrido de Illescas en muy fácil salir del recorrido al estar vallado casi en su totalidad.

 

No es apropiado correr detrás de los toros. Mucha gente quiere seguir corriendo cuando ya le ha pasado la manada. Lo único que se puede conseguir es despistar a algún toro que al sentir movimiento por detrás se vuelva.

 

Tampoco es buena idea quedarse parado en el recorrido puesto que se provocan caídas generales. Y nada más entrar a la plaza hay que abrirse en abanico, saltando la barrera para permitir el paso al resto de corredores.

 

No hay que olvidar a los pastores. Ellos son los encargados de llevar los toros hasta los corrales. Con su trabajo evitan mucho peligro. Los doblados son los que imponen el orden en el recorrido. Desde Cruz Roja se pide respeto por la labor que desempeñan.

 

Además, invitan a correr sin objetos como mochila, cámara de vídeo, teléfono móvil y, mucho menos realizar la carrera grabando la misma.

 

Por último, si  se sufre una cogida, hay que permanecer quieto hasta que otros participantes le saquen del recorrido. Es muy importante no trasladar al herido por medios humanos hasta las asistencias sanitarias. Lo adecuado es avisar a los equipos sanitarios para que evalúen in situ al herido y utilicen los medios necesarios para no agravar el estado del paciente. La sangre es muy alarmante pero pueden existir otras lesiones más graves, como por ejemplo craneoencefálicas o medulares que pueden acarrear graves consecuencias.