Illescas ya celebra sus fiestas del Milagro
Jueves, 10 de Marzo de 2011 11:00

 Los más pequeños disfrutaron de una mañana de juegos infantiles y talleres para abrir el programa

Fiestas_3 


 

Los más pequeños de la localidad han sido los encargados de abrir el programa de las fiestas del Milagro de Illescas, periodo de tiempo extraordinario que, hasta el domingo, ofrecerá a los ciudadanos diferentes actividades para conmemorar el Milagro realizado por la Virgen de la Caridad el 11 de marzo de 1562. Centenares de niños y niñas acudieron a la Plaza de los Hermanos Fernández Criado para disfrutar en las atracciones hinchables instaladas, además de los divertidos talleres a su disposición. Como el tiempo acompañó, la primera mañana de festejos resultó entrañable.

Por delante, actos religiosos, pasacalles de gigantes y cabezudos, actuaciones musicales y fuegos artificiales para hacer revivir la más pura tradición de Illescas, con un Milagro al que cada año se rinde tributo.

El Milagro

Dice el Libro de los Milagros de Nuestra Señora, expuesto en el Museo del Hospital – Santuario de la Caridad, que “Sobre las nueve de la mañana del día 11 de marzo de 1562, había ingresado en el hospital una moza tullida, Francisca de la Cruz, que tenía las pantorrillas pegadas a los calcañares y no podía andar sino a gatas.  Venía echada de bruces sobre un borriquillo con dos costales de paja atados a los largo de los lados del lomo.  Era acompañada de la hospitalera de Torrejón de Velasco, Pedro Marcos y su mujer Mari Rodríguez, e iba camino de Toledo, dónde ingresaría en el Hospital de los Incurables.

Ella había oído hablar de las mercedes de la Virgen de la Caridad, y recién llegada, la hospitalera le recomienda acuda a la Sra. a suplicar la salud.  Se hallaba en el patio del Hospital echada al sol y andando a gatas se llegó hasta cerca de la entrada a la capilla.   Había muchos testigos, y abiertas las puertas, comenzó a hacer oración rogando a la Sra. le diera la salud en sus piernas o la llevase de esta vida.  Luego le vino un sudor con desmayo que no sabía si era a causa de no haber comido.  Siguió arrastrándose hasta las gradas del altar y sentada en ellas, por espacio de una hora vino haciendo oración y empezó a notar se le despegaban y des entullecían las piernas y probó tenerse en ellas y la hospitalera que la vio se arrimó a ella con un báculo, pero Francisca sin ayuda alguna se incorporó y salió por sus pies andando por todas las salas del hospital, proclamando a voces el milagro y también salió por las calles del pueblo.  Serían como las dos de la tarde".

 

El programa de festejos completo puede ser revisado en la portada de www.illescas.es.

 

Fiestas_1

Fiestas_2